Cómo alcanzar tu meta y no morir en el intento.

17.04.2017

En cualquier Oposición de Magisterio de Educación Infantil como de Educación Primaria, seguro que vas a ir definiendo numerosos objetivos. Uno de ellos es el de intentar conseguir tu plaza. En muchos casos el de conseguir aprobar el examen de la oposición, ya que tu puntuación en el concurso oposición hace que, matemáticamente, todavía no estés en condiciones de conseguir tu añorada plaza.

Ya tienes tu objetivo, perfecto. ¿Y ahora qué?

Después de leer, preguntar y estudiar acerca de cuál es la diferencia entre las personas que consiguen sus objetivos y las que no, llegué a varias conclusiones: la primera es que la mayoría de la gente no alcanza sus metas y, de entre las que lo consiguen, muchas no consiguen disfrutar del camino recorrido hasta llegar a su fin y, al final, tampoco son felices con ellas en la medida que esperaban. Si no disfrutas del camino tampoco lo haces de la meta. La segunda es que la diferencia no está en las personas sino en las estrategias que usan esas personas.

Primeras ideas: Disfruta del camino si quieres disfrutar una vez llegues a tu fin y usa las estrategias adecuadas. Las estrategias que emplees para alcanzar tus metas, o la falta de ellas, es uno de los aspectos determinantes para alcanzar tu éxito.

Elegir las estrategias adecuadas aumenta enormemente las probabilidades de tener éxito en tu fin y, lo que es más importante, te permite ser capaz de disfrutar y sentir felicidad durante el camino y una vez llegas a tu meta. Las estrategias que están relacionadas con el éxito en la consecución de las metas son:

-Póntelo fácil.

Sí, como lo lees, póntelo lo más fácil que seas capaz. ¿Cómo? pues hazlo en el mejor ambiente posible, rodeado de las personas con las que mejor trabajas y te sientes, en las horas en las que mejor rindes. El objetivo es que el lugar en el que trabajas sea lo más agradable posible para ti: música, colores, material, olores, decoración y todo lo que se te ocurra para estar mejor. Lo mismo sucede con las personas, rodéate de personas optimistas, vitales y que te aporten bienestar, tranquilidad y equilibrio. Y ya sabes, mantén alejadas a las que no hacen más que encontrar el lado negativo de las cosas.

-Entrega lo mejor de ti

Entrega lo mejor de ti en cada actividad, en cada momento y en cada día. Lo mejor de ti no es siempre lo mismo, pero no importa si cada vez es lo mejor de lo que dispones. Dar lo mejor te permite avanzar con cada paso de la mejor manera, construir el mejor camino posible hasta tu meta y, al final, no tener nada que reprocharte puesto que hiciste todo lo que estaba en tu mano. Darlo todo te hace sentir satisfecho y feliz contigo mismo.

-Paso a paso: ¡divide y vencerás!

Imagina una escalera donde cada peldaño es un paso más, un objetivo más, hacia tu meta. Divide tu meta en pequeños retos y objetivos más pequeños y cercanos, de tal manera que puedas valorar con frecuencia tus progresos y avances. Vive cada peldaño como lo que es, un logro en tu camino.

-Comprométete con los demás.

¿Serías capaz de decir lo que quieres conseguir a tus amigos, familia o pareja? cuando dices en voz alta, cuando cuentas y pones por escrito tu propósito, te comprometes con mucha más fuerza con dicha meta, con lo que las posibilidades de éxito se multiplican. Cuéntale a la gente que quieres y te quiere lo que tienes en mente, cuál es tu objetivo y cómo piensas conseguirlo. Escríbelo y pégalo en un lugar bien visible y no dejes de leerlo. Créetelo.

-No lo hagas sólo

Usa todos y cada uno de los recursos de los que dispongas, también personales. Es tu meta, sí, pero eso no significa que tengas que hacerlo tú sólo. Busca y pide ayuda, aprovecha todo lo que tu entorno personal y profesional te ofrece y usa todas las herramientas que estén a tu alcance.

Prémiate!

Sé muy cariñoso contigo mismo, trátate con mucho mimo y cuidado y camina siempre buscando tu excelencia. Cada paso, cada logro y cada pequeño objetivo merece ser reforzado, reconocido y premiado. Date un capricho, haz algo que te gusta especialmente y aprovecha cada momento para ser feliz y disfrutar de lo que vas consiguiendo en cada paso. No pospongas la felicidad ni el disfrute para más adelante, siempre es buen momento para reconocerte el trabajo bien hecho.

------PROPUESTA DE ACTIVIDAD

  • Dibuja una escalera, con tantos peldaños como pasos tengas que dar para alcanzar tu meta
  • Escribe en cada peldaño:el objetivo a conseguir, la fecha para la que estará hecho y el pequeño (o gran) premio que te vas a dedicar por alcanzar dicha meta.
  • Puedes usar colores diferentes: verde para lo que estás haciendo, rojo para las fechas, negro para apuntar aspectos a mejorar.
  • Coloca la escalera hacia tu meta en un lugar bien visible.